close

obesidad

Prevención de las deficiencias como de los excesos nutricios de la población mexicana.

El enfoque va orientado a la prevención tanto de las deficiencias como de los excesos nutricios de la población.

Para promover una dieta correcta y prevenir la mala nutrición en la población, tanto por deficiencias como por excesos, resulta fundamental recuperar la cultura alimentaria mexicana, que incluya nuestra rica tradición culinaria, los hábitos de preparar alimentos en casa, comer en compañía de la familia o los amigos y disfrutar del sabor de las comidas,1-6 y en el caso de los niños pequeños recibir la alimentación al seno materno y la alimentación complementaria según las recomendaciones de la OMS.

Existe una serie de barreras estructurales que interfieren con la adopción de estas prácticas saludables y que deben contrarrestarse para lograr la adopción de los comportamientos saludables que se incluyen en estas guías.

Por lo tanto, estas guías por sí solas no son suficientes para el abordaje de problemas complejos y multicausales, como son las deficiencias de la nutrición, el sobrepeso y la obesidad, pero son indispensables y responden a la necesidad manifiesta de la población de contar con información veraz y actualizada sobre recomendaciones para una alimentación correcta y una vida activa.

Los componentes de la dieta de la población mexicana han cambiado, sobre todo hacia una progresiva sustitución de los alimentos básicos por alimentos procesados con alto contenido de azúcares, bajo contenido de fibra y agua, así como alta densidad energética y de bebidas azucaradas; es decir, una disminución de alimentos básicos a costa de un aumento en calorías discrecionales.* los cereales de grano entero, las leguminosas y varias verduras, que fueron la base fundamental de la alimentación durante siglos, se han sustituido por productos elaborados con cereales refinados, altos en azúcar agregada o grasa y alimentos con elevado contenido de grasas saturadas, además de bebidas con alto contenido energético.

* las calorías discrecionales se definen como el aporte en exceso de energía (calorías) de los alimentos una vez cubiertas las ingestiones recomendadas de nutrimentos esenciales a través del consumo de los alimentos recomendados (alimentos básicos). los alimentos que aportan estas calorías (alimentos discrecionales) en la población mexicana son principalmente las bebidas azucaradas y los alimentos no básicos altos en azúcares o grasas saturadas que se caracterizan por una alta densidad energética y una baja densidad de nutrimentos.

El consumo de calorías discrecionales llega ya a casi una cuarta parte del total de energía de la dieta en los adultos (Figura 1.3), y es similar entre los adolescentes y niños. Este elevado consumo de calorías discrecionales no sólo resulta en aumento en el riesgo de obesidad y enfermedades crónicas, sino que también se refleja en una baja calidad de la dieta, incluido un consumo inadecuado de micronutrimentos.

A esto debe agregarse la disminución del gasto energético por la reducción de la actividad física en el trabajo, el transporte y la recreación. la extensa publicidad comercial de alimentos y bebidas ha sido determinante en el aumento del consumo de productos con bajo valor nutrimental y alto contenido de energía y azúcares, que sustituyen a los alimentos básicos tradicionales. Figura 1.4

Fuente: https://www.insp.mx/resources/images/stories/2015/Noticias/Nutricion_y_Salud/Docs/151118_guias_alimentarias.pdf

 

Ver más
1 2
Page 1 of 2