close

EL PAPEL DEL PEDIATRA EN LOS PRIMEROS MIL DÍAS DEL NIÑO: LA BÚSQUEDA DE UNA NUTRICIÓN Y UN DESARROLLO SALUDABLES

Autor: Leticia Turrubiates 

El concepto de los primeros mil días surge, de la evidencia presentada en la serie Lancet de 2008, que identifica los primeros mil días de vida -el período que comienza después de la concepción- como una ventana de oportunidad para mejorar la salud de las personas, así como proporcionar un conjunto de intervenciones muy efectivas para reducir la desnutrición y propone la priorización de la asignación de recursos a un grupo de países más afectados. Así, surge el concepto de los primeros mil días, basado en la evidencia científica, como una estrategia de salud pública a ser implementada por países o localidades. Si bien identifica y propone intervenciones específicas, no se diseñó como una propuesta para ser llevada a cabo solo a nivel individual o familiar.Sin embargo, seguir las recomendaciones sin duda beneficiará al niño a nivel individual, exista o no una política gubernamental al respecto.

Cinco años después de la serie de 2008 sobre desnutrición materna e infantil, The Lancet lanzó una nueva serie destinada a reevaluar la situación de desnutrición materna e infantil y evaluar los crecientes problemas de sobrepeso y obesidad en mujeres y niños, y sus consecuencias. En varios países clasificados como de ingresos bajos y medianos, se produjo la doble carga de la desnutrición: la presencia de desnutrición crónica y deficiencia de nutrimentos esenciales coexistiendo con el creciente problema de la obesidad. Además, esta nueva serie presenta un marco conceptual novedoso que describe los medios para lograr un crecimiento y desarrollo óptimo del feto y el niño. Este nuevo marco, que se muestra a continuación, robustece la importancia del correcto desarrollo del feto y del niño asociado a una buena    nutrición , que traería beneficios a lo largo del ciclo de vida del ser humano.

La mayoría de los investigadores y organizaciones que trabajan en favor de la infancia han aceptado la importancia de la nutrición en el desarrollo infantil. Sin embargo, existe evidencia de que los niños pequeños no pueden alcanzar su máximo potencial solos, lo que depende de una buena salud y nutrición. Los niños que tienen acceso a una dieta adecuada a veces no logran comer y crecer adecuadamente debido a la falta de estimulación cuando son pequeños. La motivación también juega un papel importante en el proceso de formación del cerebro y los retrasos en el desarrollo antes de los 6 años son difíciles de compensar. Un estudio en el campo de la neurociencia ha demostrado que las sinapsis se desarrollan rápidamente en los primeros años de vida y constituyen la base de la función cognitiva y emocional a lo largo de la vida. Además, existe una fuerte evidencia de que los programas de desarrollo de la primera infancia, dirigidos a la salud, la nutrición y la estimulación temprana, en lugar de solo la salud y la nutrición, brindan mayores beneficios en términos de salud infantil y desarrollo general. Shonkoff  advierte que el período de la primera infancia debe combinar el desarrollo cognitivo-lingüístico con una mayor atención a prevenir, reducir o mitigar las consecuencias adversas significativas en el cerebro en desarrollo.

El nuevo marco conceptual presentado por la serie Lancet  2013, que es una referencia para todas las series de artículos, muestra los medios para lograr un crecimiento y desarrollo óptimo fetal e infantil. Describe los determinantes dietéticos, del comportamiento y de la salud que conducen a una nutrición, crecimiento y desarrollo óptimos , y cómo se ven afectados por la seguridad alimentaria subyacente, los recursos de los cuidadores y las condiciones ambientales, que a su vez están determinadas por factores económicos y sociales, contextos nacionales y globales. Después de que se logre el desarrollo y la nutrición adecuados, se espera que ocurra lo siguiente:

(1) disminución de la mortalidad y morbilidad en los niños
(2) un aumento en el desarrollo cognitivo, motor y socioemocional
(3) aumento del desempeño social y la capacidad de aprendizaje
(4) aumento de la estatura adulta y disminución de la obesidad y las enfermedades crónico-degenerativas
(5) y mayor capacidad de trabajo y productividad.

Por lo tanto, de acuerdo con nuestra perspectiva y con base en el marco conceptual, se deben implementar acciones, particularmente en los primeros 1000 días, a nivel individual y colectivo, orientadas a promover la nutrición y el desarrollo saludable.

Los determinantes de la nutrición infantil se distribuyen en varios niveles. En el nivel más inmediato se encuentran la ingesta de alimentos y nutrimentos y el estado de salud del niño. Proporcionar al niño una cantidad suficiente de alimentos con los nutrientes adecuados y, al mismo tiempo, garantizar un buen estado de salud y una nutrición saludable en los primeros mil días.

Entre los más importantes determinantes de la nutrición infantil esta la nutrición materna, dado que muchos niños nacen desnutridos porque sus madres están desnutridas, que demuestra la importancia de la nutrición para las mujeres en edad fértil. 

Para priorizar las intervenciones que tendrían un mayor potencial para salvar vidas, algunos autores y organizaciones sugieren seis intervenciones nutricionales: suplementación con  hierro y ácido fólico  en el embarazo; amamantamiento; alimentación complementaria; suplementos de vitamina A para niños; uso de zinc en episodios diarreicos; y garantizar prácticas adecuadas de abastecimiento de agua, saneamiento e higiene para las familias.

Las necesidades de hierro durante el embarazo aumentan debido al aumento de la masa de eritrocitos para adaptarse al crecimiento fetal y placentario, y a la pérdida de sangre que se produce durante el parto. La deficiencia de hierro disminuye la síntesis materna de hemoglobina y el transporte de oxígeno, lo que contribuye a resultados desfavorables como el nacimiento prematuro y el bajo peso al nacer. Sin embargo, es muy difícil lograr una ingesta adecuada de hierro solo a través de la dieta, lo que requiere su suplementación.

El folato juega un papel importante en la síntesis de ADN y por lo tanto su requerimiento durante el embarazo aumenta, debido a la expansión del volumen sanguíneo y al crecimiento del tejido materno, así como para asegurar un adecuado crecimiento y desarrollo fetal. La deficiencia de folato durante el embarazo, especialmente en el momento de la concepción, está fuertemente correlacionada con un mayor riesgo de defectos del tubo neural , como la espina bífida , y representa la segunda causa más común de anemia en el período gestacional. Un estudio reciente mostró que la suplementación con ácido fólico redujo significativamente las tasas de preeclampsia materna y los bebés nacidos pequeños para la edad gestacional.

La leche materna se considera el alimento ideal para la nutrición infantil porque contiene todos los nutrimentos esenciales para el crecimiento y desarrollo del niño. El calostro se caracteriza por contener sustancias que brindan protección contra infecciones y enfermedades inmunomediadas y también estimula la maduración del sistema inmunológico de la mucosa intestinal del bebé. Existe evidencia de que cuanto mayor sea el retraso en el inicio de la lactancia, mayor será la probabilidad de muerte de los recién nacidos en el período neonatal causada por infecciones. Además, se ha demostrado que la lactancia materna durante la primera hora de vida se asocia con una reducción de la mortalidad neonatal en un 22%. Durante este período sensible, el efecto protector de la lactancia materna proporcionado por el calostro puede estar relacionado con varios mecanismos, que incluyen la colonización intestinal por ciertas bacterias que se encuentran en la leche materna y la capacidad de la leche materna para producir factores inmunes bioactivos beneficiosos para el recién nacido. Se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad, así como su continuación hasta los 2 años de edad, cuando se alcanzan los mil días. Hay muchos beneficios relacionados con la lactancia materna, como la reducción de la morbilidad y la mortalidad por diarrea e infecciones respiratorias , disminución del riesgo de obesidad en la infancia y de hipertensión, diabetes e hipercolesterolemia en la edad adulta.

La alimentación complementaria se refiere a la introducción de nuevos alimentos en la dieta del niño y debe comenzar a los 6 meses de edad, de manera concomitante con la lactancia materna, que debe continuar hasta los 2 años de vida. Debe proporcionar cantidades suficientes de agua, energía, proteínas, grasas, vitaminas y minerales, y debe incluir todos los grupos de alimentos, que deben estar debidamente higienizados y ser seguros para los niños. La lactancia materna no debe reducirse con la introducción de la alimentación complementaria. Los alimentos deben ofrecerse con cuchara o taza, evitando el biberón, ya que es una fuente de contaminación e influye negativamente en la lactancia. La vitamina A debe suplementarse en niños de 6 a 59 meses porque su deficiencia afecta, en todo el mundo.

La falta de agua potable y un saneamiento adecuado en muchas partes del mundo contribuyen a mantener la diarrea como la principal causa de muerte entre lactantes y niños en países de ingresos bajos y medianos. La suplementación con zinc ha logrado reducir la duración y la gravedad de los episodios diarreicos, así como la probabilidad de infecciones posteriores. Los beneficios en niños con diarrea se deben a que este mineral participa en la síntesis de proteínas , el crecimiento y diferenciación celular, la función inmunológica y el transporte intestinal de agua y electrolitos. Lavarse las manos con jabón es una de las acciones más efectivas y económicas para prevenir la diarrea y la neumonía,  enfermedades que aún son responsables de una alta mortalidad mundial.

El desarrollo físico se define como una tasa individual de crecimiento, aptitud física, habilidades motoras finas , habilidades motoras gruesas y capacidad para cuidarse a sí mismo. La desnutrición crónica predice un menor desarrollo cognitivo y general durante la primera infancia y más tarde en la vida. El desarrollo cognitivo implica el progreso en las habilidades analíticas, la resolución de problemas mentales, la memoria y las habilidades matemáticas tempranas.  El niño manifiesta el desarrollo del lenguaje a través de los actos de balbucear, señalar y gesticular; y luego, por la pronunciación de las primeras palabras y frases, hasta la explosión de palabras entre los 2 y 3 años de edad.  La capacidad de absorber el lenguaje y distinguir sonidos aparece aproximadamente a los 9 meses, antes de que el niño comience a hablar. Por lo tanto, es fundamental que los padres y cuidadores interactúen verbalmente con el niño desde el momento del nacimiento.  El desarrollo socioemocional en los primeros 2 años de vida, es decir dentro de los primeros mil días, ocurre a través de la relación de los niños con los cuidadores, cuando aprenden a confiar en aquellos con quienes conviven y satisfacen sus necesidades. Estas adquisiciones ayudan al desarrollo socioemocional de los niños en edad preescolar, que se expande para incluir la competencia social, el manejo del comportamiento, la conciencia social y las habilidades de autocontrol. Algunas de estas habilidades involucran procesos tanto socioemocionales como cognitivos, y se han denominado “procesos de función ejecutiva”. 

El desarrollo de los dominios antes mencionados es acumulativo durante la infancia. Sin embargo, algunas intervenciones son importantes en períodos específicos, que se caracterizan como ventanas de oportunidad No proporcionar a los niños una nutrición y estimulación adecuadas durante esta ventana de oportunidad, que es dentro de los primeros mil días, afecta el potencial humano. Los pediatras pueden desempeñar un papel clave tanto en la educación de los padres y otros cuidadores como en la implementación de intervenciones curativas, preventivas y de promoción de la salud a través de su práctica profesional. En general, estas intervenciones son impulsadas y lideradas por sociedades pediátricas, como las recomendadas por algunos autores para prevenir la obesidad y la violencia. Así, los pediatras pueden actuar utilizando los conceptos y recomendaciones propuestos para los primeros mil días en su práctica profesional. Sin embargo, también pueden actuar participando en la planificación e implementación de intervenciones comunitarias basadas en este concepto. Algunos autores enfatizan que la ciencia tiene un papel importante que desempeñar al asesorar a los formuladores de políticas sobre el desarrollo de respuestas efectivas a los problemas sociales que afectan el desarrollo de los niños. El pediatra, junto con otros profesionales, puede actuar promoviendo acciones enfatizando el concepto de los primeros 1000 días para asegurar una nutrición y un desarrollo saludables.Centrarse en las acciones en este período puede aumentar las posibilidades del niño de tener una vida saludable y productiva en el futuro, fortaleciendo los lazos familiares y comunitarios, ayudando a romper el ciclo intergeneracional de pobreza.

Referencia

Cunha, A. J., Leite, Á. J., & Almeida, I. S. (2015). The pediatrician’s role in the first thousand days of the child: the pursuit of healthy nutrition and development. Jornal de pediatria91(6 Suppl 1), S44–S51. https://doi.org/10.1016/j.jped.2015.07.002

 

Etiquetas: Alimentación